Yo también fui un boludo

7,00

(50,00 Pesos Argentinos en librerías).

146 páginas.

Maraddón es una explosión hacia todos los sentidos de las formas artísticas del yo en permanente lucha con el fondo simbólico de su animalidad.

Compilado por Raúl Dirty Ortiz
Continuar leyendo

En español

Maraddón es una explosión hacia todos los sentidos de las formas artísticas del yo en permanente lucha con el fondo simbólico de su animalidad. Ese animal agazapado en las contorsiones del artista en el que convierte a Maraddón en un auténtico espolón, un objeto puntiagudo que abre aguas, una esgrima errante y whitmaniana, que en su furioso festejo de la vida, anuncia a los gritos las bodas entre filosofía y comicidad.

En sus recorridas nocturnas, el Juanca se transforma en un semiólogo esotérico puesto a descifrar todos los signos de la vida pública. Maraddón va construyendo una suerte de teoría de la cultura, del arte, de la vida. El de Juanca parece ser un gran libro de citas y estampas. Suculento, ufano, voluptuoso, con un rumbo excesivo y delirante.
Pantagruélica nutrición de la escritura de Dirty Ortiz. Lo sagrado es lo doméstico, vive en ello y al revés también, rasgón robado a la eternidad.

Como nuestro héroe, Juan Carlos Maraddón, ahí andamos nosotros, todos nosotros erectos o por erectar, seres en la música, artistas y tóxicos, anarco individualistas, glamorosos pinchilones cordobeses. Y sí. Tan a mano está la literatura de Dirty, tan fresco es el personaje que ha construído que, como dijo Borges de Macedonio: Juanca querido, sería una negligencia no plagiarte.

Raúl Dirty Ortiz nació en Córdoba en el mismo año en que The Beatles publicaban “Love Me Do”… en Inglaterra. Esa fue la primera de una extensa serie de incongruencias, como estudiar Ingeniería para recibirse de Licenciado en Comunicación Social, adoptar un seudónimo en inglés durante la Guerra de Malvinas, vestirse de punk para ir a las peñas universitarias y perder el pelo justo cuando se ponen de moda los dreadlocks rastafaris. También se dedicó al humorismo. Su mejor chiste: ser Jefe de la Sección Espectáculos del diario La Mañana.